Conecta con nosotros

Consejos

Qué hacer si tu jefe te roba las ideas

Si esto le ha ocurrido alguna vez y tiene miedo de plantear nuevas ideas por temor a que el mérito se dirija a otra parte, este artículo le ofrece estrategias probadas para manejar la situación.

Qué hacer si tu jefe te roba las ideas
Photo: iStockphoto

Los altos ejecutivos de todo el mundo siempre se llevan el mérito del trabajo de los demás, especialmente de sus subordinados. 

Por desgracia, no hay mucha gente que hable de esto, lo que deja a los empleados de niveles inferiores de una empresa frustrados y demasiado tristes para mantenerse motivados.

Ideas-acero

Esto es lo que hay que hacer cuando tu jefe te roba las ideas

Manejar este caso puede ser todo un reto, sobre todo si estás empezando tu carrera. 

Después de todo, no querrás defenderte sin pensarlo mucho y acabar perdiendo tu puesto. Y aunque esta es probablemente la peor ofensa en el lugar de trabajo, tener cuidado al tratarla es primordial. 

Así que, después de evaluar ambos lados de la línea divisoria, he aquí los enfoques más sensatos que hay que tener en cuenta.

Tómate un tiempo para evaluar la situación

Es esencial evitar que tus emociones se lleven lo mejor de ti cuando un jefe se atribuye tu trabajo. No querrás actuar de forma impulsiva y acabar destruyendo tu carrera o quedando mal con tu reclutador. Así que, en lugar de rumiar tus ideas robadas, tómate tu tiempo para digerirlo todo.

En primer lugar, averigua si tu empleador está huyendo de tus ideas o si se limita a proporcionar un informe compilado en nombre de todo su departamento. Además, te ayudaría profundizar para determinar si es cierto que tu jefe no te da crédito por tus contribuciones. 

Por último, pero no por ello menos importante, pregunta para saber si el reconocimiento por el trabajo realizado se da al instante o hay que esperar hasta la revisión del rendimiento del empleado.

Evaluando la situación de este modo, podrás aclarar el asunto antes de reaccionar de una forma que podría ser demasiado grave para remontar. ¿Todavía no te va bien en tu trabajo actual? Aquí tienes 5 cosas que puedes hacer para superar tu situación.

Busca una segunda opinión

Si no hay duda de que tu jefe te está robando tus ideas y se está aprovechando de ellas, es hora de que te plantees buscar una segunda opinión. De este modo, aclararás si tu opinión es subjetiva u objetiva. Al fin y al cabo, si ninguna persona puede dar fe de este hecho, tus afirmaciones no son más que rumores.

La persona que ofrezca una segunda opinión debe ser creíble y fiable. Además, ayuda si tiene cierto estatus en el despacho. Así, gracias a su opinión, podrás entender por qué tu superior decidió prescindir de tus ideas.

Ten un registro para tu caso

Tienes que anotar todos los detalles relativos a tu caso de la mejor manera posible. Como empleado, sobre todo si es de un nivel inferior, puede ser muy perjudicial hacer reclamaciones que no puedas justificar. Por eso, asegúrate siempre de que tienes la documentación correcta. Y de paso, asegúrate de tener pruebas en forma de correos electrónicos, trabajos compartidos y notas que te señalen como creador. Cuanto más detalladas y específicas sean las pruebas, mejor.

Charla de negocios

Ten una conversación con tu jefe

Aunque nunca quieras llegar a este punto, siempre es esencial coger el toro por los cuernos. No obstante, sería mejor que tuvieras bastante cuidado con el asunto. Evita ir directamente al grano, acusando a tu jefe de atribuirse el mérito de tu trabajo y de dejarte sin aprecio.

En su lugar, intenta sacar el tema, relacionándolo con tus objetivos profesionales. También es primordial que mantengas todo en positivo a lo largo de la discusión. No querrás dejar a tu jefe con una imagen negativa de ti. Al mismo tiempo, asegúrate de mantener la compostura y no acusar a nadie. No dejes que tus emociones te superen en ningún momento.

Además, si sientes que se produce una lucha de palabras en algún momento, depende de ti bajar la temperatura. Este resultado puede ser bastante fácil de conseguir si te tomas un tiempo antes de ir a hablar con tu jefe. Como es lógico, al tomarte un tiempo, tus ánimos habrán bajado, lo que te permitirá mantener conversaciones tranquilas.

Para ayudar a tu jefe a captar mejor tu punto de vista, considera la posibilidad de decirle que te gustaría tener más visibilidad en el lugar de trabajo. Incluso puedes dar crédito a los compañeros de trabajo que hayan hecho algo excepcional en algún momento de la conversación.

En cualquier caso, lo más importante es que recuerdes decirles que agradecerías tener la oportunidad de presentar tus ideas por tu cuenta. Podrías decir algo como

«Llevo 8 meses en la empresa encargándome del proyecto X y he disfrutado mucho trabajando en él. Pero me he dado cuenta de que mi nombre suele quedar fuera de la discusión y durante la presentación de la semana pasada no recibí ningún crédito por mi trabajo, lo que fue bastante desmotivador. Creo que hay una razón para ello y, a pesar de todo, sentí la necesidad de discutirlo con usted».

Considera la posibilidad de aclarar tus expectativas y políticas

Acuérdate de informar a tu jefe sobre tus expectativas y cuéntale amablemente los protocolos de la empresa, así como la propiedad intelectual y los créditos. Demostrando que entiende esas normas del lugar de trabajo, puede disuadir a su jefe de incurrir en ese tipo de comportamientos inadecuados en el futuro.

Intensifique su interacción con los empleados de alto nivel

Al interactuar a menudo con otros empleados de nivel superior y mostrar tus habilidades blandas, ideas innovadoras y experiencia, demuestras que eres un miembro esencial de la empresa, ganándote más respeto. De este modo, puedes disuadir a tu jefe inmediato de que se lleve el mérito de tu trabajo en el futuro.

Conversación difícil

Qué hacer cuando todo falla

Si todo lo que has intentado no da resultados favorables, es el momento de renunciar. No quieres trabajar bajo un jefe que roba regularmente tus contribuciones y que aún no tiene planes para detener su mal comportamiento. 

Pero incluso después de marcharte, la próxima vez que consigas un trabajo, asegúrate de decirle a tu empleador que agradecerías que fuera justo y reconociera tus contribuciones. 

De este modo, te aseguras de evitar cualquier daño que se produzca cuando alguien se lleve el mérito de tu trabajo en el futuro.

Click para comentar

Salir y deshacer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Leído